martes, 21 de febrero de 2012

Art Madrid 2012



Me encanta mirar el cuadro de “Las señoritas de Avignon”. No es que sea uno de mis cuadros favoritos, pero es un icono de la historia del arte.  Es uno de esos pocos cuadros que marca un antes y un después. Me gusta esta tela porque me recuerda que, aunque hay momentos en los que parece que está todo inventado, de repente las mentes creativas nos sorprenden y rompen con todo lo que conocíamos. 

Disfruto mucho hablando a mis alumnos, y en general a cualquiera que quiera escucharme, sobre lo que supuso la invención de la cámara de fotos y la ruptura con el arte tradicional de las vanguardias históricas. Fue un cambio en la concepción del arte en sí mismo: el artista ya no era sólo el que tenía habilidad para dibujar, sino también el que tenía algo nuevo que decir. 

Ayer por la mañana fui a Art Madrid 2012 a darme una vuelta e inspirarme un poco. Siempre está bien ver qué tiene que ofrecer de nuevo el arte de ahora mismo. En el mundo convulso en el que vivimos estos días, en el que hay manifestaciones,  crisis económicas y una tensión social increíble, hay muchos artistas que siguen haciendo lo mismo que empezó a hacer Picasso en 1907. Y lo cuentan de la misma manera, con los mismos trazos. Distinta firma para el mismo mensaje. ¿Cómo puede ser que el arte haya cambiado tan poco cuando el mundo ha cambiado tanto? 

Fijaos en una cámara de principios del siglo XX. La técnica ha evolucionado mucho; las fotos han evolucionado mucho. Han surgido nuevas formas de arte. Pero, ¿y los mensajes que nos mandan los artistas? ¿Hacia dónde evolucionan? 

Yo fui a esta feria, como siempre, armada con una cámara de fotos y un cuadernito para apuntar ideas que me gustan y artistas que me parecen especialmente interesantes. Estos próximos días intentaré localizar las obras de estos artistas en la red y hablaros de ellos, de lo que me ha gustado más y menos de esta feria y del arte de ahora mismo.
Lo que me maravilla es que haya habido tan poco que me haya conectado con el presente que vemos en los periódicos y en la televisión. No ha habido muchas obras que me hayan hecho parar en seco y abrir la boca ante una idea genial. No ha habido muchas obras que me hayan hecho volver sobre mis pasos para verlas una vez más antes de irme a coger el metro para volver a casa. 

No fue “Las señoritas de Avignon”, pero sí “La planchadora” de Picasso, el cuadro que me tuvo embobada con la boca abierta en el MoMa de Nueva York durante más de una hora. ¿Os imagináis? Yo, más de una hora sentada en un banco frente a este maravilloso cuadro repasando una y otra vez los trazos que guiaban mi mirada desde la cara apesadumbrada y a la vez serena de la planchadora, hacia los brazos, de ahí hacia las manos, de las manos hacia la plancha… Y una y otra vez en ese recorrido febril intentaba encontrar los trazos de Picasso al pintar la obra, los pasos, los titubeos, los brochazos, las direcciones, los arrepentimientos. Me gustan las pinturas que no han dejado del todo de ser dibujos, porque uno puede vislumbrar el proceso de ejecución de la obra, y si se fija bien, puede ver aún la mano de Pablo Picasso pintando en la tela.

4 comentarios:

Paula dijo...

Yo tambien fui a Art Madrid 2O12, me acorde de ti y de los trabajos de plastica que nos hacias hacer ;)

...nai... dijo...

Me alegro de que fueras por allí! ¿hubo algo que te gustara especialmente? Estos días subiré las cosas que más me han llamado a mí la atención!

Paula dijo...

En general me gusto todo aunque algunas galerias me llamaron mas la atencion que otras. (galeria carolina Rojo, Moret Art, Fernando La Torre, 6 mas 1..) Es la primera vez que voy asi que iba un poco perdida pero disfrute muchisimo, que es lo importante. Espero volver otros años ;)

Paula dijo...

En general me gusto todo aunque algunas galerias me llamaron mas la atencion que otras. (galeria Carolina Rojo, Moret Art, Fernando La Torre, 6 mas 1..) Es la primera vez que voy asi que iba un poco perdida, pero disfrute mucho que es lo importante ;)
Estoy pendiente de tu blog, me encanta